Velocidades máximas: respetarlas salva vidas

La Ley Nacional de Tránsito N° 24.449, y sus normas reglamentarias, regulan el uso de la vía pública. En su artículo 51, establece las velocidades máximas que deben respetar los vehículos que circulen la vía pública, siendo diferentes de acuerdo a la vía por la que circula el vehículo.

La Ley Nacional de Tránsito N° 24.449, y sus normas reglamentarias, regulan el uso de la vía pública, y son de aplicación a la circulación de personas, animales y vehículos terrestres en la vía pública, así como también a las actividades vinculadas con el transporte, los vehículos, las personas, las concesiones viales, la estructura vial y el medio ambiente, en cuanto fueran con causa del tránsito.

Esta normativa, en su artículo 51 establece las velocidades máximas que deben respetar los vehículos que circulen la vía pública, las cuales deberán ser respetadas, salvo que exista una señalización vial que indique lo contrario.

En Argentina, por ser un país federal -y debido a que la jurisdicción del tránsito no fue delegada por las provincias a la Nación cuando se dictó la Constitución Nacional- cada provincia puede establecer normas de tránsito específicas para su jurisdicción. Igualmente, la mayoría de ellas, han adherido, aunque con algunas reservas a la ley mencionada.

Art. 51º - Los límites máximos de velocidad son:

  1. En zona urbana:
    • En calles: 40 km/h;
    • En avenidas: 60 km/h;
    • En vías con semaforización coordinada y sólo para motocicletas y automóviles: La velocidad de coordinación de los semáforos;
  2. En zona rural:
    • Para motocicletas, automóviles y camionetas: 110 km/h;
    • Para microbús, ómnibus y casas rodantes motorizadas: 90 km/h;
    • Para camiones y automotores con casa rodante acoplada: 80 km/h;
    • Para transportes de sustancias peligrosas: 80 km/h;
  3. En semiautopistas: los mismos límites que en zona rural para los distintos tipos de vehículos, salvo el de 120 km/h para motocicletas y automóviles;
  4. En autopistas: los mismos del inc. b) salvo para motocicletas y automóviles que podrán llegar hasta 130 km/h y los del punto 2 que tendrán el máximo de 100 km/h;
  5. Límites máximos especiales:
    • En las encrucijadas urbanas sin semáforo: la velocidad precautoria nunca debe ser superior a 30 Km/h;
    • En los pasos a nivel sin barrera ni semáforos: la velocidad precautoria no superior a 20 km/h y después de asegurarse el conductor que no viene un tren;
    • En proximidad de establecimientos escolares, deportivos y de gran afluencia de personas: Velocidad precautoria no mayor a 20 km/h durante su funcionamiento;
    • En rutas que atraviesen zonas urbanas 60 km/h salvo señalización en contrario.

De este modo, el artìculo 51 divide 3 partes: 1) Velocidades máximas en zona urbana, 2) Velocidades máximas en zona rural y 3) Límites máximos especiales.

Cabe aclarar que en la zona urbana, la velocidad máxima de 60 km/h se puede desarrollar sólo en avenidas, siempre que éstas no se encuentren con semaforización coordinada, ya que ante esta situación, la velocidad máxima pasará a ser la velocidad de coordinación de los semáforos. Sin embargo, en el resto de las calles, la velocidad máxima a la que se puede circular es de 40 km/h. Esta velocidad debe reducirse a un máximo de 30 km/h en encrucijadas, donde se encuentran o cruzan dos calles.

En zona rural, la velocidad máxima de 130 km/h sólo puede desarrollarse en autopistas. El Artículo 5º de la mencionada ley, se define a la autopista como “una vía multicarril sin cruces a nivel con otra calle o ferrocarril, con calzadas separadas físicamente y con limitación de ingreso directo desde los predios frentistas lindantes”. Este artículo define también la velocidad máxima de 120 km/h para semiautopistas (“un camino similar a la autopista pero con cruces a nivel con otras calles o ferrocarril').

Por último, en el país lo que más abunda son las rutas en las que las manos de circulación no están separadas físicamente, por lo que existe un gran riesgo de choque frontal. Es por este motivo que para estas vías de circulación la ley establece una velocidad máxima de 110 km/h. Estas rutas, al ingresar a un pueblo, se transforman en vías de circulación urbana y, por lo tanto, la velocidad máxima es de 60 km/h.

Otro punto a tener en cuenta cuando se circula en un vehículo es la importancia de hacerlo lo suficientemente separado del vehículo que circula por delante, generando un “espacio” libre entre ambos, el cual permita detenerse ante la posible frenada de quien precede.
Este espacio libre es la llamada “distancia de seguridad entre vehículos”, ya que mantenerla garantiza la posibilidad de detener o disminuir la marcha sin riesgo de impactar o sufrir un accidente.

Con respecto a este tema, la ley exige un mínimo de dos segundos de distancia entre vehículos en rutas, autopistas y autovías. Esto significa que se debe conducir al menos a 54 metros del auto precedente cuando el vehículo circule a 100 km/h (100 km/h es igual a 27 metros por segundo).

De todas formas, distintos organismos de seguridad vial recomiendan tomar una distancia de cinco segundos con respecto al vehículo que hay adelante. Así, a una velocidad de 100 km/h habría que conducir 135 metros más atrás de quien va adelante. En condiciones de lluvia o niebla, la distancia tendría que estirarse a ocho segundos.

Muchas veces, esta distancia suele no ser respetada por los conductores que circulan por las rutas argentinas; ya sea por desconocimiento de la prohibición legal, porque no efectúan con éxito el cálculo o por negligencia.

Pese a lo anterior, a la mayoría conductores no les gusta que otros se les adelanten -sobre todo en la circulación en caravana-; por lo que, deciden reducir al mínimo esa distancia de separación.
En este tema, lo verdaderamente importante es que la falta de un espacio suficiente de separación entre vehículos que circulan por una calle urbana o una vía rural, es una de las razones por las que se producen los accidentes de tránsito.

Indicadores de Velocidad Vialseg

Por todo lo mencionado, desde Vialseg destacamos la importancia de los displays indicadores de velocidad, una tecnología que se utiliza en todo el mundo y que es reconocida como uno de los sistemas más efectivos para el control del exceso de velocidad.

Los indicadores de velocidad de Vialseg miden la velocidad de desplazamiento del vehículo que se acerca a una distancia, regulable, de entre 20 y 100 metros, mostrándola en un display LED muy visible.

Como se dijo anteriormente, el conductor común tiende a superar los límites de velocidad permitidos habitualmente por distracción o mero desconocimiento de la máxima permitida en el lugar por el que transita. Pero también está comprobado que alertarlo mostrándole la velocidad que desarrolla en ese momento es muy eficaz para evitar accidentes en tiempo real. Por eso, enfatizamos el uso de estas tecnologías en la vía pública para la prevención de accidentes.

Vialseg | ® Todos los derechos reservados | 2018