Gestión de accidentes en el ámbito industrial

Un accidente de trabajo, según la Ley de Riesgo de Trabajo 24557, significa “Toda lesión que una persona sufra a causa o con ocasión del trabajo y que le produzca incapacidad o muerte”.

Un accidente de trabajo, según la Ley de Riesgo de Trabajo 24557, significa “Toda lesión que una persona sufra a causa o con ocasión del trabajo y que le produzca incapacidad o muerte”.

Claramente, el riesgo cero no existe, ya que en todos los ámbitos laborales industriales interfiere el factor humano y, por ende, hay probabilidad de que ocurra un accidente. Es por eso que la prevención de riesgos laborales tiene como uno de sus objetivos principales su reducción.

De este modo, la Seguridad Industrial estudia las causas que provocan esos accidentes (por qué ocurren), sus fuentes (actividades comprometidas en el mismo), sus agentes (medios de trabajo participantes) y su tipo (cómo se producen los hechos).

Un accidente laboral no deja de ser la culminación de uno o varios riesgos presentes en el lugar de trabajo. Una de las principales acciones para prevenirlo es la Evaluación de Riesgos. A través de ella se pretende identificar establecer qué lo provoca, valorar la probabilidad de que se produzca y la severidad de los daños ocasionados. La evaluación debe servir para identificar los elementos peligrosos, los trabajadores expuestos y la magnitud de los riesgos. Este proceso concluye en la aplicación de medidas preventivas concretas y eficaces para evitar un nuevo hecho.

Por lo anterior, gestionar adecuadamente un accidente consiste en aprovechar la información sobre ese fallo en el sistema para aprender de él. Este análisis de lo sucedido es la Investigación del Accidente.

La tendencia actual ubica en un lugar jerárquico a la seguridad en la relación laboral, creando áreas específicas para atender las demandas existentes y cuidar al trabajador. Las empresas comprendieron que no es rentable para ellas desarrollarse sin cumplir la ley. Trabajar fuera de lo que establece la normativa genera “pérdidas económicas”.

Por eso, el lema de Vialseg es “Inteligencia aplicada a la seguridad”. Suponemos que la implementación de la tecnología en la industria conlleva a prácticas laborales más seguras. De este modo, nuestros equipos tienen la función de prevenir accidentes de tránsito en diversos ámbitos cerrados: al mostrarle al conductor la velocidad desarrollada por el vehículo/maquinaria, la persona tiende a reducir de manera inmediata la velocidad de circulación. Destacamos a algunos:

  • Indicadores RGB: suelen ser colocados cerca de las sendas peatonales de las calles internas de diversas industrias o parques industriales (ingreso a las fábricas y plantas, zonas de oficinas, comedores o en cualquier otro lugar por el que circule un volumen importante de personas).
  • TOTEMS: estos equipos tienen 4 m de altura x 1 m de ancho y se colocan en las entradas de grandes predios (por ejemplo, empresas petroleras y mineras), cuya característica es tener una calle de ingreso extremadamente ancha para la circulación de grandes camiones.
  • Indicadores RGB PARKING: están pensados en su totalidad para cocheras cubiertas, u otras áreas cubiertas reducidas, en las cuales circulan vehículos. Estos equipos son de tamaño compacto y suelen colocarse, sin obstaculizar la visión del conductor, en las columnas y vigas de esos edificios.
  • Indicadores móviles: sirven para atender problemáticas esporádicas. El equipo puede ser fácilmente desplazado por una persona, ya que cuenta con ruedas y una batería que le brinda autonomía Es muy utilizado en zonas de cargas y descargas, zonas de obras, de retenes y/o controles.

También creemos que la capacitación en torno a este tema es fundamental. Su falta genera un desconocimiento de medidas preventivas y la no de implementación de hábitos de seguridad; así como una serie problemas derivados (lesiones, exceso de confianza, fatiga e irresponsabilidad ante un incidente). Por lo anterior, destacamos la necesidad de desarrollar programas de prevención en parques industriales.

Por último, mantener limpias, ordenadas y en condiciones sanitarias óptimas las áreas laborales (superficies en general, barandas de seguridad, escaleras, cuerdas, andamios, etc.) es otro punto de vital importancia; ya que las caídas son una causa importante de lesiones y enfermedades ocupacionales no mortales.

Es imposible concebir que un trabajo está bien hecho si no se considera que la seguridad es parte integral del mismo.

La Ley de riesgo del trabajo 24557 se propuso como principal objetivo reducir el nivel de juicios laborales en materia de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Creó un sistema de seguro ante los riesgos del trabajo, regulado por la SRT (Superintendencia de Riesgos de Trabajo), por el cual toda empresa con trabajadores en relación de dependencia debe contratar una ART (Aseguradora de Riesgo del Trabajo) para cubrirse ante el posible caso de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales. Fue la primera ley de riesgo de trabajo del país en establecer medidas obligatorias de prevención en materia de seguridad e higiene tanto para trabajadores como empleadores. Sufrió algunas modificaciones en 2012 y 2017